Afilando la navaja

De los recuerdos que tengo de mi padre siempre han sido de alguna travesura, alguna anécdota, alguna aventura, pero siempre tendré presente a mi padre como alguien que no se contenía a hacer algo que le gustaba, siempre le gusto desarmar cosas y volverlas a armar, todo para entender como estaba este compuesto.

 

Tengo un recuerdo de el cuando íbamos por la carretera de repente al lado de la carretera se topa un automóvil con una mujer a su lado pidiendo ayuda, (como era mi padre esto era una escena porno que no dejaría pasar.) Se detiene y ve cual era el problema, recuerdo que algo de los frenos o algo que tenía que ver con aceite y una manguera del auto, mi papa fue a la caja de su camioneta, agarro un plástico, se dirigió de nuevo al coche de la esta persona y veo que mi papa saca de su holster… una navaja!! que a mi corta edad se veía imponente, en ese entonces no existían celulares y nunca pregunte que cargaba en su holster hasta ese día, veo que con singular alegría extiende su cuchilla hasta revelar lo que a mi parecía un machete de bolsillo, con esta herramienta corta la manguera que tenía el problema el carro de la mujer y afloja los tornillos de la corbata metálica que esta tenía ajustado el pedazo de plástico que el trajo de su camioneta, lo pone, aprieta una vez mas las corbatas y listo, antes de guardar su herramienta de uso múltiple tal-cual-swiss-army-knife, lo veo que limpia el aceite/liquido que el coche soltó de una sola pasada de ambos lados por el pantalón, guarda la cuchilla, recibe las gracias y nos vamos.

En el camino le pedí ver este magnifico artefacto llamado navaja, a lo que responde con la pregunta: “te gusta?” y yo con cara de niño en Navidad conteste “SIII!” a lo que me contesta, después te consigo una, esta es mía, paramos en la frutería Molina de por Nogales, me compro una pera y el una manzana, saca su navaja la cual uso ese mismo día y “minuciosamente” limpio sobre su pantalón, saca su filo y empieza a cortar gajos de su manzana directamente a la boca.

De ahí en adelante creo que con esa imagen mental que tenía fue como pude describir a mi padre.

 

2 Replies to “Afilando la navaja”

  1. me conmueve profundamente el amor y las historias con tu papá
    de verdad, es algo que me gusta mucho cuando me platicas de él y me hace quererlo sin haberlo conocido.

Comments are closed.